1 julio, 2018

SACABUCHE. “El que quiera escuchar, que escuche” II. Por Javier Martos Carretero

0
1941

Desde Innovatrombone tenemos el placer de presentarles este maravilloso artículo de nuestro colaborador Javier Martos.

SACABUCHE. “El que quiera escuchar, que escuche”

Quiero un sacabuche. ¿Qué nos ofrece el mercado?

En este segundo artículo publicado en Innovatrombone trataremos sobre qué nos ofrece el mercado en el momento de la compra de un sacabuche y las diferencias entre distintos modos constructivos.

Por lo tanto, he creído necesario en primer lugar, mostraros las diferencias básicas que hay entre el sacabuche y el trombón actual y en segundo lugar las diferencias constructivas entre  distintos sacabuches que ofrece el mercado.

Estos datos os servirán de guía para que cada cual tenga una idea de lo que se ofrece, pudiendo elegir según su gusto y necesidades en el momento de la compra de un sacabuche.

Por supuesto, ante cualquier duda, quedo a vuestra disposición para resolverla.

1.Principales diferencias entre el sacabuche y el trombón moderno.

Diámetro de la campana: Es obvio y se ve a simple vista que la campana de un sacabuche tiene un diámetro mucho mas reducido que su sucesor actual. Concretamente, las campanas de los sacabuches renacentistas no superan los 100 mm y las de los barrocos los 120 mm.

Ubicación de la campana: La campana está situada aproximadamente en la cuarta posición respecto a la vara y no en la tercera, como ocurre en el trombón moderno.

Método de construcción de la campana: La campana de un sacabuche está forjada de modo artesanal y la de un trombón está repujada en torno. Por esa razón se puede observar en la campana de un sacabuche original los golpes propiciados por el martilleo en el momento del forjado y en la de un trombón no.

Espesor de las paredes de la campana: El espesor de la campana de un trombón moderno ronda entre los 0,4 mm y los 0,6 mm, mientras que la de un sacabuche es inferior a los 0,3 mm, pudiendo llegar hasta 0,15 mm en la parte final de la misma.

El Dr. Richard A. Smith en sus investigaciones establece que una campana con un grosor de 0,3 mm vibra el doble que una con un grosor de 0,35 mm. Por lo tanto, solo cabe imaginar la gran diferencia del comportamiento de una campana de un sacabuche y su sucesor actual.

Figura 1. Campanas de diferente grosor con sus nodos.a) 0,5 mm b) 0,4 mm c) 0,3 mm

Guirnalda: Al ser tan delgada y fina la campana del sacabuche al final de la misma (hasta 0,15 mm), se le coloca una guirnalda, la cual cumple tres funciones:

La primera es actuar de protección de la campana, por su fragilidad al final de la misma.

La segunda es una función estética, donde se graba el nombre del constructor, lugar y año de construcción.

La tercera y la más importante es la de absorber y regular el exceso de vibración generado por un espesor tan fino al final de la campana. Cuando entra en vibración una campana de sacabuche se crea un doble nodo, el segundo nodo, que se produce en el borde de la campana, hace un efecto “gong” o de “eco” (como las campanas de una iglesia). Colocando la guirnalda conseguimos anular tal efecto, obteniendo la vibración de toda la longitud de la campana y  conservando un único nodo vibrando en el conjunto de la misma.

Bomba de afinación: El sacabuche carece de bomba de afinación. Se modifica la afinación mediante tubos intercambiables de distinta longitud que se colocan entre  la entrada de la vara y de la boquilla. También se puede modificar la afinación colocando un tonillo entre el cuerpo superior y la vara.

Diámetro de entrada de la vara: El diámetro de  entrada de un sacabuche es mas reducido y menos cónico que el de un trombón actual.

Vara interna: la vara interna del sacabuche está construida artesanalmente a partir de una lámina de latón crudo y unida mediante una soldadura, mientras que la de un trombón lo está a partir de un tubo industrial sin soldadura, estirado con una maquina, con un ensanche en los últimos 10 cm de la misma y cromada.

Desagüe de la vara: El sacabuche carece de llave de desagüe para evacuar el vapor de agua condensado que se acumula en su interior.

Lacado: El sacabuche, a diferencia del trombón moderno, no está lacado, por lo tanto al estar expuesto el latón al aire, se crea una capa protectora de óxido que hace que se oscurezca y tenga ese color tan característico.

Boquilla: La boquilla del sacabuche es mas pequeña respecto a la del trombón sinfónico moderno, con un borde plano y la entrada del tudel más pronunciada y cortante. Dentro de lo que son las boquillas de sacabuche hay que distinguir entre las renacentistas, que están construidas en varias piezas y se pueden desmontar (Fig. 2 d), y las barrocas que están manufacturadas en una sola pieza.

Figura 2. Fotos de a) Boquilla renacentista (copia real) b) Boquilla barroca  c) Boquilla moderna d) Boquilla renacentista desmontada (copia real) , representaciones del interior de las boquillas  e) renacentista f) barroca y g) moderna.

2.¿Qué nos ofrece el mercado en cuanto a sacabuches?

Campana: El mercado nos ofrece campanas forjadas artesanalmente, como las originales conservadas en los museos, y campanas torneadas. La campana forjada no tiene un estiramiento uniforme y la densidad de las paredes es totalmente irregular, en cambio la torneada tiene un estiramiento helicoidal, lo cual hace que la respuesta sea muy diferente.

Se puede distinguir entre unas y otras porque en la forjada artesanalmente se ven los golpes del martillo en su interior, se hace aún mas evidente pasando el dedo por la superficie (Fig. 3 a) y en la torneada se pueden distinguir las rayas o marcas concéntricas provocadas por la máquina para tornear empleada en su manufactura. Es tan fino el espesor de las paredes, que por fuera se puede limar para que no se noten marcas, pero en la parte interna es muy arriesgado hacerlo, por esa razón en un sacabuche manufacturado con torno, son visibles en esa zona (Fig.3 b).

Que la campana sea oscura en su interior o no, no determina si está forjada artesanalmente o manufacturada con torno, ya que el interior de una forjada se puede pulir y no quedar oscura, así como una torneada puede quedar oscurecida.

Figura 3. Fotos de a) Campana forjada artesanalmente, copia real b) Campana manufacturada con torno c) Campana manufacturada con torno y lacada.

Bomba de afinación: Los distintos constructores nos ofrecen sacabuches con bomba de afinación y sin bomba de afinación.

Añadir una bomba de afinación a un sacabuche implica sustituir una sección de 16 cm de tubería cilíndrica por una sección más cónica donde se ubicaría la bomba de afinación.

La mayoría de los trombonistas eligen un sacabuche con bomba de afinación añadida, primero por la solución inmediata que da en ciertos momentos y porque ese cambio de conicidad en su morfología da una respuesta diferente a la original. Ésta opción les acerca más al sonido del trombón moderno, aunque hay que tener en cuenta que el sacabuche original carece de ella.

Figura 4. Fotos de a) Curva del cuerpo superior de un sacabuche copia real b) Curva del cuerpo superior de un sacabuche manufacturado con bomba de afinación añadida.

Posición de la campana: los sacabuches se construyen con la campana colocada a la altura de la cuarta posición, como los originales conservados en los museos. Hay fabricantes que ofrecen la opción de manufacturarla en tercera posición para comodidad de los trombonistas que están habituados a tocar en esas distancias.

Comprar un sacabuche con campana a la altura de la tercera posición, produce un cambio en la sonoridad aún mas acusado que añadirle una bomba de afinación. La razón es muy simple, se introducen 5 o 6 centímetros más de conicidad hacia el cuerpo del instrumento, restándoselos a la longitud total de la campana.

Figura 5. Foto comparativa de un sacabuche copia real con la campana en la cuarta posición y de uno manufacturado con la campana en la tercera posición.

Por lo tanto, sumando éstas dos modificaciones que ofrecen los constructores, la bomba general y la campana en la tercera posición, cambia el porcentaje en la construcción de las partes cilíndricas por cónicas. Todo ello modifica las características acústicas respecto a un sacabuche original, el cual es cilíndrico en su totalidad hasta llegar a la campana ,convirtiéndolo de este modo en un instrumento más cónico, y por lo tanto más próximo al trombón moderno.

Vara:  La mayoría de los constructores ofrecen lo que los trombonistas y la mayoría de sacabuchistas prefieren, una vara interna construida a partir de un tubo industrial sin soldadura, estirada con una máquina, cromada y con ensanche al final  de la misma (esta modificación apareció en el siglo XIX). Esto dista mucho de una vara original, la cual está construida en latón crudo a partir de una lámina de latón, con soldadura y sin ensanche al final, siendo su construcción artesanal.

Los cambios añadidos en la construcción y morfología de la vara interna cambian el sonido respecto al de una construida artesanalmente. Una vara artesanal es irregular desde el inicio de la misma hasta el final, afectando al brillo del sonido, a los armónicos y aumentando la ductilidad en la ejecución para modificar timbre y afinación (como ocurre con una trompeta natural histórica). También es evidente que el cromado de la vara afecta al sonido, modificándolo respecto a una vara sin cromar.

En cuanto al manejo de la vara, aunque una vara artesanal bien trabajada puede conseguir una gran fluidez en su movimiento, no se consigue la misma sensación que la que presenta todas las modificaciones, por lo tanto, la mayoría de músicos eligen la manufacturada como la del trombón moderno.

Respecto al ensanche en el pie de la vara, algunos constructores lo disimulan suavizando el escalón, haciéndolo mas cónico y progresivo, aún así, sigue sin ser como una vara interna original.

Dentro de las diferentes opciones que ofrecen los constructores que no son la opción artesanal nos encontramos con:

– vara interna industrial cromada, sin soldadura, estirada y con ensanche en el pie, como un trombón moderno.

-vara industrial sin cromar, sin soldadura, estirada y con ensanche en el pie, por lo tanto, aunque el color del latón lo sugiera, no es artesanal.

-vara industrial hecha a partir de un tubo cilíndrico industrial sin cromar, sin ensanche en el pie, sin soldadura, perfecto, tanto en el diámetro como en el espesor en sus paredes, pero sigue sin ser una vara como la de un sacabuche original construida artesanalmente.

Figura 6. Fotos de varas a) Artesanal b) Industrial sin cromar con un ensanche en el pie suavizado y disimulado c) Industrial, cromada y con ensanche en el pie.

Llave de desagüe: Los constructores ofrecen distintos tipos de llave de desagüe para poder desalojar el líquido acumulado en la vara. El sacabuche original carece de ella y hay que realizar la acción sacando la parte externa de la vara para evacuar el contenido líquido de la misma. Éste cambio no modifica significativamente el sonido, aunque si queremos una copia real de sacabuche, nos lo venderán sin ella.

Figura 7. Fotos del final de la vara a) Copia real artesanal b) Manufacturada con desagüe.

Laca: Los sacabuches no están lacados, aunque lo ofrecen los constructores si el comprador lo requiere. El lacado es uno de los cambios que mas afectan al sonido de un instrumento, ya que la laca provoca que el metal vibre menos.

Ornamentación: El mercado ofrece sacabuches con distintos grados de ornamentación, desde copia real de un modelo de un museo, a algo intermedio, pasando por una estética inspirada en la época, hasta sin ornamentación. Por supuesto, todo ello repercute en el precio.

POR LO TANTO, EN EL MOMENTO DE ELEGIR UN SACABUCHE:

 “De gustibus non est disputandum”.

Si algún trombonista tiene curiosidad por probar todas las opciones en cuanto a equipamiento de sacabuche, tienen la oportunidad de asistir a la “III Escuela Internacional de Ministriles”, que tendrá lugar en Requena del 6 al 9 de diciembre del 2018. El maestro constructor Tony Esparis nos dejará en préstamo sacabuches para los asistentes que no dispongan de uno. De éste modo, podrán probar sacabuches con diferentes opciones de construcción y evaluar qué les gusta más por si en el futuro se unen a la comunidad del trombón histórico.

¡SUENE EL LINDO SACABUCHE,

Y EL QUE QUIERA ESCUCHAR, QUE ESCUCHE!

Javier Martos Carretero

Agradecimientos: Querría mostrar mi agradecimiento al maestro constructor Tony Esparis, ya que para poder escribir éste artículo divulgativo fue necesaria su experiencia y ayuda. Sin ella, hubieran quedado algunas preguntas sin responder. Lo cual me lleva a otra frase ,“El que quiera construir, se debe instruir” .Gracias Tony.

Finalizamos esta publicación con un interesante vídeo sobre la construcción de trompetas históricas y sacabuches artesanales a cargo del maestro constructor Geert Jan Van der Heide.

En el vídeo podemos ver como el maestro está construyendo una copia real de la trompeta de Lissandro Milanese de 1598. A pesar de que no se ve íntegramente cómo se fabrica el sacabuche, la técnica de construcción es prácticamente la misma.

 

Bibliografia

GEORGE FISCHER. Henry : “The Renaissance Sackbut and its use today”, The Metropolitan Museum of Art, 1984

VEREECKE, Hannes : “The Sixteenth-Century Trombone.  Dimensions,  Materials and Techniques” , Centre d’études supérieures de la Renaissance, 2016

Javier Martos Carretero:

http://www.innovatrombone.com/trombonistas/javier-martos-carretero

Innovatrombone:

http://www.innovatrombone.com

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here