15 julio, 2018

Les presentamos el artículo“ El trombón no lo es todo”, por Adrián Nájera-Coto para Innovatrombone.

0
2294

“ El trombón no lo es todo” para ​Innovatrombone. Por ​A​drián Nájera-Coto Trombonista Orquesta de Cámara de la UANL Vincent Bach Trombones Artist and Clinician.

El presente artículo va dirigido principalmente a aquellas personas que han decidido hacer de la música y del trombón su vida y su carrera profesional; dando un especial énfasis al estudiante universitario para que logre sacar mayor provecho de su formación académica.

Para nadie es un secreto que durante nuestra vida estudiantil cuestionamos los programas de estudio de nuestras escuelas porque sentimos que no nos dejan tiempo suficiente para practicar nuestro instrumento. ¿Por qué debo llevar armonía? ¿De qué me sirve la clase de contrapunto?¿Es realmente necesaria la clase de análisis musical? Además, nos desagradan todos los trámites burocráticos que tenemos que hacer; por ejemplo la inscripción de cursos, solicitudes de beca o cartas de exclusión o inclusión de materias,etc.etc. Sentimos que todo lo anterior lo único que hace es privarnos de tiempo para practicar.

Viéndolo en retrospectiva y siendo un poco críticos podemos concluir que todos estos “obstáculos” que nos encontramos en nuestra vida de estudiante son en realidad parte de la formación que necesitamos. Tal vez no nos ayudan mucho en nuestra formación “trombonística” pero si son parte importante de la formación integral que necesitamos como músicos y, en caso de los aspectos no musicales mencionados anteriormente, nos ayudan en nuestro crecimiento como seres humanos y como futuros profesionales. Nos ayudan, indudablemente, a prepararnos para todos los problemas y vicisitudes que tendremos en nuestra vida adulta y en nuestras carreras.

Estoy completamente convencido que la prioridad número uno como estudiante de trombón debe ser el perfeccionamiento de su ejecución e interpretación pero, tomando en cuenta las situaciones mencionadas antes,

también considero que podemos garantizarnos un futuro profesional más exitoso y gratificante si somos más conscientes de nuestro entorno y sacamos mejor provecho de las situaciones y aspectos que no están enteramente ligados con nuestro instrumento. Es decir: ​el trombón no lo es todo!

Les comparto a continuación 8 puntos clave que he respetado desde que era estudiante y decidí ser trombonista. Personalmente me han ayudado a sobre llevar de mejor forma las exigencias de dedicarme a la música y hacer mi vida gracias a ella. Todas estas reglas no están relacionadas al 100% con la práctica y estudio del trombón pero pueden ayudar a cualquier estudiante a sobresalir y a asegurarse un mejor futuro viviendo de la música.

1. Disciplina: la disciplina es una cualidad que debemos aplicar en cada aspecto de nuestra vida. Muchas veces relacionamos este término únicamente con la consistencia y perseverancia de nuestra práctica del trombón pero en realidad la disciplina debe estar presente desde el momento en que nos levantamos. Tener una hora determinada para salir de la cama, desayunar bien, salir siempre con tiempo suficiente de nuestra casa. Mantener una dieta balanceada y libre de excesos. No abusar de las bebidas alcohólicas. Todos estos detalles son primordiales a largo plazo para tener una mejor vida profesional.

2. Puntualidad: muchas veces olvidamos que la primera impresión que percibimos de una persona es la que nuestro cerebro retiene por más tiempo y en la cual basamos mucho de nuestro criterio sobre esa persona. Independiente de las capacidades o nivel de ejecución que un músico posea,no puede darse el“lujo”de llegar tarde a un ensayo, clase o concierto. Las impuntualidades algo que a mediano o largo plazo va a reducir la cantidad de trabajo que tengamos ya que es algo que las personas que contratan, así como los músicos que sí son puntuales tienen muy presente. La puntualidad debe de ejercitarse desde las etapas más tempranas de la formación académica de cualquier ejecutante.

3. Buenos modales y presentación personal: la música se trata también de relaciones interpersonales y trabajo en equipo. Debemos de ser muy conscientes y sensibles con nuestros compañeros y con nosotros mismos en cuanto a cómo nos comportamos y comunicamos con ellos. Además, estar pendientes de nuestra presentación y aseo personal nos hará más“atractivos”en el ambiente laboral y nos puede garantizar más y mejores trabajos.
4. Ortografía y gramática: en muchas ocasiones dependemos de becas o ayudas económicas públicas y privadas para poder dedicarnos de lleno a la música y hacer de ella nuestra profesión. Por lo general esto implica presentar solicitudes, formularios y cartas que requieren de excelente redacción, presentación y coherencia. La manera en que nos expresamos de forma verbal y escrita puede abrirnos muchas puertas y mejores oportunidades. Este tema es importante también en los cursos de la carga académica y debemos asegurarnos de presentar trabajos, proyectos y exámenes dignos de nosotros y de lo que podemos y queremos hacer con el trombón. El trombón no puede ser nuestra única carta de presentación.

5. Sobresalir académicamente: el ser admitido a una buena universidad o conservatorio depende en gran medida al trabajo realizado anteriormente al proceso de aplicación. Ser consistente y tener buenas calificaciones en los exámenes de trombón es sólo una parte del quehacer y deber del estudiante. Todas las demás materias, especialmente las relacionadas a la carrera de música deben ser aprobadas con solvencia. Además de la ejecución, existen en el mundo de la música muchos campos en los cuales podemos desenvolvernos y no sabemos qué tipo de trabajos nos vayan a aparecer en el futuro.

Es por eso que debemos ser sobresalientes académicamente. Para ilustrar esto quisiera compartir un ejemplo personal: durante toda mi vida de estudiante siempre imaginé poder vivir exclusivamente de tocar el trombón; sin embargo a medida que pasan los años me doy cuenta que por diversas razones(bajos salarios,pocas oportunidades,etc.)vivir solo de tocar el trombón es cada vez más difícil.

Hace dos años recibí una llamada de una universidad importante en la ciudad donde vivo;me citaron a una entrevista de trabajo y mi sorpresa fue grande cuando me ofrecieron trabajar para ellos impartiendo un curso de teoría de la música y solfeo.Sino hubiera estado seguro de mi formación musical y consciente de que domino la materia que me pedían impartir hubiera tenido que declinar una excelente opción de trabajo tanto en términos monetarios como curriculares.

6. Ser crítico y autocrítico: Muchas veces por la naturaleza de nuestra profesión, los músicos no somos lo suficientemente críticos y autocríticos. Debemos mantener una actitud alerta en todo nuestro quehacer, especialmente en nuestras horas de práctica y nuestras lecciones de instrumento. Los profesores siempre buscarán el bienestar de sus estudiantes pero los estudiantes también deben entender que su maestro basa su enseñanza más que todo en su experiencia personal. Es por esta razón que lo que nuestros maestros nos sugieren no siempre va a ser la solución a nuestras dificultades.

Mientras que respetamos y obedecemos su guía, debemos mantenernos críticos y siempre reflexionar sobre las diferentes maneras que existen para lograr un objetivo. Es sumamente saludable cuestionarnos qué hacemos y cómo lo hacemos, no solo porque nos permite mejorar y exigirnos al máximo cada día, sino porque no sabemos si en un futuro nos vayamos a dedicar a impartir clases de instrumento y siempre es importante poder brindar a nuestros estudiantes varias opciones de c​ómo trabajar, practicar y/o ejecutar.

7. Practicar para la vida: cada universidad o conservatorio tiene costumbres distintas en cuanto a la evaluación de sus estudiantes. Sin embargo,la constante hoy en día es que a lo largo del año el estudiante será evaluado varias veces en aspectos musicales y técnicos, monitoreando así su progreso. El estudiante se vuelve dependiente de una calificación o un “aprobado” o “reprobado” para saber si sus avances son satisfactorios.

Personalmente, nunca me agradó esta manera de evaluación ya que en muchos casos considero que es difícil ser objetivo en el momento de calificar estos exámenes y además no me parece una manera 100% efectiva de llevar seguimiento del avance de un alumno. El estudiante no debe pensar que se está preparando para un recital, examen o audición específica. Obviamente debe fijarse metas específicas a mediano y largo plazo pero siempre pensando en cuál será el siguiente paso. No se practica para el presente sino para el futuro.

Trombonanza 2017. Santa Fe, Argentina.

3er Taller de Trombones, Ciudad de Panamá, Panamá.

8. Ser “profesional”:
​ para este último punto quisiera incluir una pequeña definición de la palabra profesional. El Diccionario de la Real Academia Española define la palabra profesional de la siguiente manera: ​“Dicho de una persona que practica habitualmente una actividad (…) de la cual vive. Persona que ejerce su profesión con relevante capacidad y aplicación”.

Cuando aún somos estudiantes muchas veces pensamos que el músico profesional es solamente aquel que tiene un trabajo estable o que se dedica exclusivamente a trabajar tocando. La verdad es que desde el primer momento que nos pagan por tocar nuestro instrumento musical nos convertimos en profesionales y esto conlleva deberes y responsabilidades que deben respetarse y considerarse desde el principio de nuestros estudios musicales.

Empezar a tocar el trombón recibiendo remuneración a edades tempranas no debe ser motivo de conformidad ni mucho menos un aliciente para descuidar nuestra rutina de estudio y práctica del instrumento o desentenderse de las responsabilidades escolares. Debe ser en todo caso tomado de la manera más responsable,asumiendo la actitud y conducta propia de un profesional y aprovechando al máximo la oportunidad de tocar con músicos de alto calibre y mayor experiencia,convirtiendo esa oportunidad en una experiencia educativa. La definición citada también dice que el profesional se desempeña con relevante capacidad y aplicación.

Esto implica por un lado estar siempre preparado para ensayos y conciertos con todo lo que ello conlleva y por otro lado saber cuando un trabajo es demasiado dificultoso y demandante para el nivel de ejecución que poseemos. No podemos comprometernos con un trabajo el cual sabemos de antemano que no estamos en la capacidad de llevar a cabo de manera solvente. Es nuestro deber con la música, el arte y nuestros colegas ser lo suficientemente profesionales y humildes para saber cuando un trabajo nos queda grande y no hacerlo de manera mediocre sólo pensando en el dinero.

Espero que los puntos anteriores sean de utilidad para ustedes. Obviamente son consideraciones que en ningún momento pueden suplantar la práctica constante y consciente de nuestro instrumento pero si son un gran complemento para ir preparando el camino a la vida profesional de los estudiantes de trombón y de música en general.

Deben ser siempre considerados como herramientas que ayudarán a encontrar más y mejores opciones laborales que a la postre contribuirán a vivir mejor y disfrutar de una realización profesional más completa y satisfactoria en el mundo de la música.

Adrián Najera-Coto

Elkhart Indiana Usa

Masterclass at Escuela Superior de Música y Danza de Monterrey. Monterrey, México Mayo 2017

Perfil de Adrián Nájera-Coto en Innovatrombone:

http://www.innovatrombone.com/trombonistas/adrian-najera-coto

Innovatrombone:

http://www.innovatrombone.com

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here